El plasma rico en plaquetas, o PRP, es un tratamiento que estimula la regeneración facial aprovechando los agentes reparadores presentes en nuestro torrente sanguíneo (factores de crecimiento), logrando así una mayor luminosidad mejoría en la coloración y un incremento en la tersura de la piel.

El PRP, infiltrado en la piel estimula el metabolismo de los fibroblastos (células que producen las fibras que dan soporte y forma a los tejidos), produciendo un aumento de colágeno, elastina y ácido hialuronico, es decir creando tejido nuevo que regenera la piel.

El PRP se extrae de la sangre del mismo paciente, lo que garantiza su biocompatibilidad. Partiendo de pequeños volúmenes de sangre (de 20 a 30 cc), esta se centrifuga para aislar de PRP, que contiene entre 3 y 4 veces más plaquetas que el plasma sanguíneo normal. Paso a seguir se le añade un activador de las plaquetas para que comiencen a liberar factores de crecimiento.

Por último se aplica en la piel del paciente principalmente a nivel facial procedimiento que llevo a cabo en el consultorio y que toma alrededor de 30 minutos.

Idealmente realizo de 2 a 3 sesiones físicamente espaciadas un mes entre sí. Los resultados se hacen aparentes al mes del tratamiento y son perdurables por largo tiempo.

No esperes más, agenda tu cita ahora mismo